fbpx
domingo, octubre 2, 2022
domingo, octubre 2, 2022

Obras naturales

La naturaleza argentina regala figuras arquitectónicas que sorprenden con la inmensidad de su belleza.


Cono de Arita

En la provincia de Salta, rodeado de un paisaje desértico, se encuentra el Salar de Arizaro, más conocido como Cono de Arita. Se sitúa a más de 3000 metros sobre el nivel del mar y tiene una altura de 200 metros. El origen de esta estructura proviene de formas volcánicas. Sin embargo, se ha demostrado que nunca pudo estallar, por lo que no contiene lava. 

Todos los turistas quedan asombrados cuando lo conocen, es impactante observar la silueta producida naturalmente en el medio de un desierto. 

Foto: tangol.com

Volcán Malacara

Está ubicado en la provincia de Mendoza, a 35 kilómetros de la ciudad de Malargüe. Tiene 1876 msnm y es uno de los pocos volcanes del mundo que permite la visita de los aventureros en su interior. 

Dentro de él se encuentran pasadizos, chimeneas y cárcavas, las cuales fueron producidas por la erosión de las “tetras” y el desgaste del viento y del agua. En la cresta se puede conocer un mirador que permite disfrutar de una panorámica de la Laguna de Llancanelo, el norte de la Payunia y la Cordillera de los Andes.

Foto: La Nación.

Los Terrones

El Parque Autoctono Cultural y Recreativo Los Terrones se encuentra en la provincia de Córdoba, a 124 kilómetros de la Capital y a 14 kilómetros de Capilla del Monte. Ubicado a 1400 metros sobre el nivel del mar, regala un paisaje lleno de historia geológica, rocas volcánicas y una vista de color rojizo que traslada a los visitantes directo a la era triásica.  

Las formas características del lugar fueron producto del agua y del viento. En la actualidad están rodeadas de una vegetación variada que da un aspecto selvático. 

Foto: cba24n.com.ar

Serranía de Hornocal

La provincia de Jujuy guarda en sus tierras la espectacular Serranía de Hornocal, también conocida como Cerro de los Siete Colores. Ubicada a 25 kilómetros de la ciudad de Humahuaca, a una altura de 4761 metros sobre el nivel de mar, la formación arquitectónica se destaca por las diferentes tonalidades de colores, producidas por la erosión en ángulo de capas paralelas. 

Los viajeros que lo visiten podrán llegar a un mirador a 4350 metros de altura y disfrutarán de una imagen que parece salida de un cuento de hadas.

Foto: tripin.travel

NOTAS RELACIONADAS