fbpx
jueves, enero 26, 2023
jueves, enero 26, 2023

Homenaje eterno

Tres cerezas, un dinosaurio, un mate y la tortuga más famosa del mundo: así son las obras más curiosas y originales emplazadas a lo largo y ancho del mapa argentino. 


Por Juan Manuel Álvarez Fesquet.

Monumento a las Cerezas, Los Antiguos, Santa Cruz: 

Sede de la Fiesta Nacional de la Cereza, que se celebra todos los años en enero, este pueblito ubicado en Santa Cruz fue declarado, además, Capital Nacional del fruto homónimo. La historia del festejo tiene su génesis en 1988, cuando los vecinos y el gobierno local incentivaron la fecha con la idea de atraer al turismo para observar el fin de la cosecha. En aquellos años Los Antiguos comenzaba a formalizarse como productor y actualmente es el principal productor de cerezas del país: no hay dudas de que allí se consiguen las mejores. De su producción se exporta casi el 90% pero los viajeros que visiten la zona pueden degustarlas naturales o en gran variedad de platos, postres y bebidas. En septiembre, se produce quizás el espectáculo natural más bello: los cerezos en flor tiñen de blanco las chacras y el paisaje parece casi salido de un cuento.

Monumento al Titanosaurio, Trelew, Chubut: 

El dinosaurio más grande del mundo tiene una réplica en tamaño real en Trelew, ya que su hallazgo se produjo a unos 250 kilómetros de la ciudad chubutense. El Titanosaurio, que tiene 40 metros de largo, 20 metros de altura y pesa 16 toneladas, se encuentra emplazado en el acceso norte, sobre la Ruta Nacional 3, y es un emblema y atractivo turístico para la ciudad. Aunque hoy es bien argentino, el monumento fue construido en Alemania y tuvo un costo total de casi dos millones de pesos. La totalidad de las piezas llegaron al país en siete contenedores distintos y fueron ensambladas por técnicos alemanes, en conjunto con científicos pertenecientes a la Fundación Egidio Feruglio.

Foto: El Chubut

Monumento a Manuelita, Pehuajó, Buenos Aires: 

En la entrada de Pehuajó, sobre la Ruta Nacional 5, se encuentra esta enorme estatua de cemento recreada para celebrar a la famosa tortuga, protagonista de la canción de María Elena Walsh. La ciudad cobró fama internacional cuando el tema musical fue llevado al cine de la mano de Manuel García Ferré y compitió en 1999 en los Premios Oscar en el rubro Mejor Película Extranjera. A modo de homenaje, la ciudad erigió la primera estatua de Manuelita, que muestra a la tortuga a punto de emprender su largo viaje con un chal sobre los hombros, un sombrero sobre la cabeza, un paraguas y un bolso. Con el paso del tiempo, hoy se pueden encontrar otras réplicas a lo largo de Pehuajó.

Monumento al Mate, Santa Rosa, La Pampa: 

El monumento que le rinde homenaje a este símbolo insignia de la cultura argentina se encuentra ubicado en la Avenida Pedro Luro, de la ciudad de Santa Rosa, La Pampa. Hecho íntegramente en hormigón, fue construido en 1971, mucho antes de que el mate recibiera el mote de “infusión nacional” (2013). Descubierta por el pueblo guaraní hace varios siglos, la tradición de tomar mate fue transmitida a los colonizadores españoles y portugueses, y adoptada en Paraguay, Uruguay, Argentina y Bolivia. A nivel local, existen casi una decena de homenajes a esta bebida tradicional distribuidos a lo largo y ancho del mapa. 

Foto: La Arena

NOTAS RELACIONADAS