fbpx
miércoles, octubre 5, 2022
miércoles, octubre 5, 2022

Sublime naturaleza – Rutas Argentinas

Los cerros son los guardianes de Bariloche, la rodean, la protegen y forman un paisaje majestuoso, ideal para disfrutar de la inmensidad de la Patagonia. 


Cerro Tronador

Se encuentra en la zona sur de la cordillera de los Andes, en la frontera entre Argentina y Chile. Separa dos parques nacionales: el Nahuel Huapi -en las provincias de Río Negro y Neuquén- y el Vicente Pérez Rosales -en la provincia de Llanquihue, Chile-.

Su nombre se debe al ruido que produce por los frecuentes desprendimientos de hielo en los glaciares, similar al de los truenos. Su altura es de 3554 metros sobre el nivel del mar y se destaca entre los macizos montañosos del parque nacional Nahuel Huapi. Posee un total de siete glaciares, los cuales se encuentran en remisión a causa del calentamiento global.

Al comenzar su recorrido, los turistas conocerán hermosos miradores, perfectos para disfrutar de las imponentes vistas que ofrecen los cerros Bonete y Cresta de Gallo. Es una zona de excepcional belleza, visitada cada año por los amantes de la montaña, la escalada y la pesca. 

La ruta continúa a través de un camino sinuoso, ascendiendo hasta alcanzar el punto de máxima altura. Desde allí se observa el valle del río Manso superior en casi toda su extensión, con su curso de agua serpenteante y de color verdoso. Siguiendo hasta Pampa Linda, hay un bello lugar donde se encuentran servicios de alojamiento y gastronomía. Desde aquí se emprende camino hasta la base, la cual sorprende con una cálida confitería.

El ascenso transciende hasta llegar al último mirador: el Ventisquero Negro, un glaciar que desciende desde el Tronador y que se caracteriza por su color oscuro. De regreso se puede tomar el desvío que llega a la cascada Los Alerces, donde se contempla esta caída de agua de unos 30 metros de altura.

Foto: Bariloche Turismo.

Cerro Catedral

Es el centro de esquí más grande del hemisferio sur, posee 1200 hectáreas esquiables y ofrece una amplia infraestructura de servicios para la práctica de deportes invernales. Está abierto todo el año y cuenta con 32 medios de elevación: aerosillas, telecabinas y medios de arrastre. 

A lo largo de toda la montaña se disfruta de los hermosos paradores instalados en sus imponentes laderas, con vistas increíbles a los lagos Nahuel Huapi y Gutiérrez, la cordillera de los Andes y el Tronador.  Además, en la cima se encuentra una villa con más de 7 mil camas, un amplio abanico de opciones gastronómicas y una gran variedad de locales comerciales. 

En invierno, los viajeros encuentran todo lo necesario para la práctica de esquí y snowboard, desde alquileres de equipo hasta escuelas preparadas para enseñar a todos los niveles. Mientras que durante el verano, la práctica de actividades de aventura como escalada, trekking, tirolesa y magic dona, son las protagonistas. 

Foto: Bariloche Turismo.

Cerro Otto 

La base del complejo se encuentra a sólo 5 kilómetros del centro de la ciudad. Para subir se utiliza el legendario teleférico, un atractivo medio de elevación compuesto por 42 góndolas panorámicas con capacidad para 4 pasajeros cada una. El mismo va desde la Estación Inferior -en la base- hasta la Estación Superior, recorriendo una distancia de 2100 metros.

En la cima -a 1405 metros sobre el nivel del mar- está la famosa confitería giratoria, única en el país. Con una estructura vidriada en toda su circunferencia, gira en un radio de 360° y, en 20 minutos, permite observar todo el paisaje aledaño. La vista es extraordinaria: hacia el norte se divisa la ciudad de Bariloche y el lago Nahuel Huapi, hacia el este se observan los cerros Leones y Villegas, al sur se ve el lago Gutiérrez y otros cerros cercanos, y hacia el oeste, el cerro Catedral, el lago Moreno y la cordillera de los Andes.

Luego de contemplar estas obras naturales, la ciudad regala la posibilidad de admirar las obras creadas por el hombre. En la cúspide se puede visitar una galería de arte que expone en forma permanente réplicas de las tres obras más importantes de Miguel Ángel Buonarroti: el David, la Piedad y el Moisés. Los alrededores del destino son recomendables para realizar caminatas por el bosque o aprovechar las distintas propuestas de nieve. 

Foto: Bariloche Turismo.

NOTAS RELACIONADAS