fbpx
lunes, octubre 3, 2022
lunes, octubre 3, 2022

Dos destinos para relajarse a pocos kilómetros de las grandes ciudades

Las termas bonaerenses son una invitación a poner el cuerpo y la mente en reposo, a contemplar la belleza de los paisajes de la provincia y la mejor forma de recargar energía para continuar con la última parte del año.


Dentro de Buenos Aires hay dos municipios que ofrecen la posibilidad de disfrutar de aguas terapéuticas a pocos kilómetros de los centros urbanos: General Belgrano y el partido de La Costa. Desde Un Camino te contamos todos los detalles sobre estos increíbles destinos que te invitan a disfrutar de una jornada a puro relax. 

Termas del Salado

En el distrito de General Belgrano -a tan sólo 120 kilómetros de La Plata y a 150 de Capital Federal- se encuentran las Termas del Salado, las cuales presentan una propuesta perfecta para hacer un alto en la rutina y vivir una estadía descanso reparadora.

El parque termal cuenta con una pileta cubierta y tres semicubiertas con diferentes temperaturas que varían entre los 34 y 40 grados. Además, durante la primavera y el verano, se habilitan dos piscinas comunes con agua natural. El complejo ofrece diferentes servicios: parque acuático, sector de descanso con quinchos, spa, alquiler de batas, fast food, heladerías, baños, duchas y vestuarios.

La característica principal de las aguas es la alta concentración de minerales -sodio, calcio y sulfato- que estimula diferentes funciones del sistema digestivo, incrementa las defensas de la piel y contribuye en la recuperación de lesiones musculares y traumatismos óseos.

Termas Marinas

Ubicadas en la localidad balnearia de San Clemente del Tuyú,  partido de La Costa -a 268 kilómetros de La Plata y 309 de Capital Federal- se encuentran las Termas Marinas. Este complejo está sobre el extremo sur de la bahía de Samborombón y el límite norte del cabo San Antonio, en un punto geográfico estratégico donde el Río de la Plata se une con el Mar Argentino.

Los turistas que lo visitan se sienten fascinados con el entorno natural de río y de mar, con la piscina de olas, la vista panorámica que se logra desde el Faro San Antonio y los beneficios del agua termal.

El destino dispone de siete piscinas orientadas a diferentes actividades: la pileta recreativa es adecuada para nadar, saltar y divertirse con los dos toboganes que desembocan en ella. La caribeña y la ibérica están cubiertas, y al igual que la mediterránea tiene hidrojets y duchones que brindan una placentera relajación corporal. Además, el recinto cuenta con rampas de acceso a las piletas, locales comerciales, duchas, sanitarios exclusivos, prioridad en el sector de boleterías y menúes para celíacos en el restaurante.

Las Termas del Salado y las Marinas son dos propuestas de bienestar, ideales para desestresarse y disfrutar de los atractivos imperdibles de cada destino de la provincia de Buenos Aires.

NOTAS RELACIONADAS