fbpx
jueves, enero 26, 2023
jueves, enero 26, 2023

Gigante blanco 

Cinco programas y paseos accesibles para descubrir la tierra de los glaciares. 


Por José Totah.

Es sabido que existen glaciares más grandes que el Perito Moreno, pero el mérito local es que ningún otro en el mundo es de tan fácil acceso, ya que está ubicado a sólo una hora y media de ruta desde El Calafate, en la provincia de Santa Cruz. Tal vez por eso, por estar tan cerca del pueblo –y por la belleza insondable que regala el glaciar–, miles de extranjeros visitan este paraíso cada año. Así fue, al menos, hasta marzo de 2020, cuando estalló la pandemia y El Calafate se vació de su público estable: norteamericanos,europeos y asiáticos.

Desde entonces, la ciudad resurgió lentamente de sus cenizas y, gracias al éxito del Pre Viaje, se convirtió en un destino que muchos argentinos están conociendo por primera vez. A esto se suma que, durante el último año, los precios de los hoteles y las excursiones (históricamente en dólares) tuvieron rebajas significativas.Lo que sigue son cinco programas accesibles para el bolsillo, desde excursiones al Perito Moreno hasta visitas a estancias legendarias, paseos en kayak y caminatas inolvidables en El Chaltén.

Safari Náutico 

Unos 80 kilómetros separan El Calafate del glaciar Perito Moreno, ubicado en el Parque Nacional Los Glaciares. Una de las excursiones más emblemáticas del destino, la que todos quieren hacer apenas bajan del avión, es el llamado minitrekking; se trata de una caminata de tres horas sobre el hielo, con crampones, que permite admirar la inmensidad del paisaje helado. Se sabe, también, que es uno de los programas más caros:cuesta 22.500 pesos por adulto.

Una alternativa más económica para conocer el Perito Moreno es contratar la excursión Safari náutico. El plan es viajar una hora en auto desde El Calafate hasta el Puerto Bajo de las Sombras, desde donde zarpa un barquito que navega hasta las paredes mismas del glaciar. Durante unos minutos, el barco apaga sus motores y se pueden escuchar las pequeñas explosiones que hace el hielo al partirse (los muros miden hasta 70 metros de alto), con tantas tonalidades azules que la mirada nunca llega a acostumbrarse. El Safari náutico tiene un valor de 3.000 pesos por persona.

Quienes no quieran subirse a un barco también pueden apreciar el glaciar desde los tres kilómetros de pasarelas que enfrentan a la gran masa helada, en cinco circuitos aptos para todo público. En este caso, el disfrute es totalmente gratuito (sólo hay que pagar la entrada al Parque Nacional Los Glaciares: 530 pesos por adulto).Sólo para tomar nota, el Perito Moreno tiene un tamaño similar a la superficie de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (más de 250 kilómetros cuadrados).

Rutas de estancias

Un inmigrante croata, llamado Santiago Peso, llegó a esta parte de la Patagonia en el año 1910. Como incentivo para instalarse en la zona, recibió 20.000 hectáreas de terreno que llegan hasta la mismísima falda del glaciar. Ese hombre tuvo tres hijas: Nini, Bebe y Porota. Las primeras sílabas de cada apodo le dieron el nombre a una de las estancias más bonitas de El Calafate: Nibepo Aike (Aike, en mapuche, quiere decir“lugar donde vivir”).

Por el precio de 7.000 pesos se puede pasar el día en este paraje increíble: alquilar caballos (la cabalgata cuesta 1.000 pesos extra), caminar hasta la orilla del Lago Roca, presenciar la esquila de ovejas y almorzar en el quincho de la estancia. El plato estrella es, por supuesto, el cordero al asador que prepara un parrillero croata, que llegó a estas tierras en 2001 y nunca más regresó a su patria.

Además de Nibepo Aike, otras estancias ofrecen pasar el día: el Galpón del Glaciar (sobre la ruta provincial 11, a 23 kilómetros de El Calafate); la Estancia 25 de Mayo (a sólo 10 cuadras del pueblo); la Estancia Cristina Lodge, en la costa noroeste del Lago Argentino; y la Estancia Eolo, recostada sobre la ladera del Cerro Frías. La mayoría ofrece programas de senderismo, cabalgatas, mountain bike y avistaje de animales.

Kayak en lago argentino

Navegar por el lago más grande de Argentina (el Lago Argentino), con el fondo de la Cordillera de los Andes, es una experiencia que se vive pocas veces. En este caso, el planes hacer un paseo en kayak, que dura poco más de una hora, a un costo de 5.000 pesos por persona. 

El trayecto implica poner proa hacia la Bahía Redonda, en un entorno natural poblado de flamencos, cisnes de cuellonegro, gallaretas y coscorobas, con vistas mágicas de la ciudad, enmarcada por los cerros Huyliche y Calafate.

Otra de las navegaciones para hacer en kayak es la que recorre el Río La Leona, con sus aguas turquesas, de origen glaciario, que contrastan con los colores ocres de la estepa. Esta excursión se combina con un trekking por el Cerro Los Hornos y cuesta 10.500 pesos por persona.

Cenar en una caverna

La excursión Lagos y cavernas es una de las más misteriosas para contratar en la ciudad misma. Comienza con un recorrido en 4×4 por la costa del Lago Argentino hasta llegar al Mirador del Acantilado, desde donde vale la pena contemplar la Cordillera de los Andes, que se eleva sobre el inmenso lago turquesa. Luego, se llega hasta un sitio arqueológico en donde se pueden admirar pinturas rupestres de tiempos inmemoriales. El broche de oro de la excursión es una cena a la luz de las velas en una caverna(el menú: cazuela de cordero en pan de campo y sopa de calabaza). El precio del tour completo asciende a 6.500 pesos por adulto, con traslado y cena incluidos

Excursión a El Chaltén 

A 215 kilómetros de El Calafate, al pie del monte Fitz Roy, se ubica la localidad de El Chaltén, bautizada como la Capital Nacional del Trekking. Previo paso por el Parador La Leona, a mitad de camino entre ambas ciudades, se accede al edén que persigue todo apasionado por el senderismo en la montaña (con el plus de que ninguna caminata es arancelada).

Una vez en El Chaltén, uno puede optar por caminatas con distinto nivel de dificultad. Entre las más fáciles para hacer en familia, se recomienda la que lleva a la cascada Chorrillo del Salto: es un camino de seis kilómetros partiendo desde el pueblo, que desemboca en una luminosa caída de agua en el medio del bosque. Otros trekkings sencillos son: el sendero de dos kilómetros que asciende hasta el Mirador de los Cóndores, y la caminata al Glaciar Huemul y Lago del Desierto, que conduce a una laguna encastrada al pie de un glaciar.

Para muchos, el gran hit de El Chaltén es el trekking a la Laguna de los Tres, en un tramo de 20 kilómetros, que demanda bastante fuerza de voluntad (y física) porque algunas partes son realmente empinadas. El premio es llegar hasta la ladera del Fitz Roy y contemplar una laguna tan azul que haría morir de vergüenza a cualquier playa del Caribe.

Para quienes estén alojados en El Calafate y quieran hacer un programa por el día a El Chaltén, el precio es de 7.000 pesos e incluye los traslados, un mapa y la vianda para devorar en la montaña. La excursión arranca muy temprano y termina muy tarde, pero la experiencia de hacer senderismo en El Chaltén no se olvida jamás.

Conocé más destinos en la revista digital.

NOTAS RELACIONADAS