fbpx
martes, diciembre 6, 2022
martes, diciembre 6, 2022

Top 5 – Pueblos gastronómicos

Por Gimena Bugallo.


Cada lugar, tanto de nuestra provincia como de nuestro país, tiene un plato principal y característico por el cual se destaca. Con influencias de nuestros pueblos originarios, sumado a la cultura italiana y española fuertemente marcadas, los sabores argentinos de cada menú sobresalen en todo el mundo.

Si bien existen un sinfín de opciones, las carnes (fundamentalmente las vacunas), están amparadas en cualquier parte de la región, por lo que, más allá del ascenso de la ola verde y las aperturas de espacios veganos y vegetarianos, sigue siendo una opción popular y preliminar para muchos.

Dejando entonces el asado de lado, te invitamos a conocer cinco lugares y sus comidas típicas de autor para degustar de la cocina albiceleste.

Locro, Chaco

A base de zapallo, maíz blanco y papa, el locro no sólo es una tradición patria sino que es un plato ideal para combatir las bajas temperaturas. Si bien es cierto que en varios lugares de nuestro país uno puede consumirlo y varían sus recetas, elegimos esta provincia que lo sirve de una manera peculiar, con una preparación bien hogareña. Este famoso guiso indígena, de origen precolombino, es ideal para comer en invierno, gracias al nivel de calorías y nutrientes que trae. Dicen que el secreto de una buena preparación es que la misma comience la noche anterior, poniendo en remojo (por separado) el poroto y maíz. Para los que les gusta el toque fuerte, al servirlo en los platos, se puede verter encima una cucharadita de la salsita roja picante.

Foto: La Nación

Empanadas, Córdoba, Tucumán y Salta

Aquí también, cada provincia tiene su versión e identidad pero las más famosas por lo general son las cordobesas, tucumanas y salteñas. ¿Qué las diferencia entre sí? Las cordobesas son dulces, su relleno tiene pasas de uva y zanahorias. Además, la masa se pinta con almíbar y se espolvorea con azúcar. Las tucumanas no llevan papa, ni arvejas, ni aceitunas, son muy jugosas y se hace uso de un corte de carne con un poco de más grasa que el resto. Pueden ir al horno de barro o gas y, por lo general, se les da un chorrito de limón por bocado. Las salteñas no son picantes, son pequeñas y llevan papa hervida. Se rehogan en grasa de pella y se cocinan en horno de barro o se fríen. El corte de carne para estas últimas siempre es más magro.

Foto: CUKit!

Mbaipy, Corrientes

Un plato de tradición guaraní que trae aparejada mucha historia antigua. Esta especie de polenta, que se come preferentemente en cuaresma porque se lo puede preparar sin carne, es ideal para los días frescos. Contiene mucha fibra que, sin dudas, es una gran fuente de proteína. Se puede hacer con choclo, pollo, charqui, chorizo, pescado o con trozos de asado sumado a la harina de maíz, que puede ser blanca, amarilla o colorada, y el toque final es el queso bien derretido. Se recomienda mucho disfrutarlo con un buen vino.

Foto: Destinonea

Alfajor, Santa Fé

Un símbolo gastronómico unido a la historia y la tradición. Dos o más galletas unidas por un relleno dulce y generalmente bañadas en chocolate, glaseado o azúcar en polvo. Los rellenos siempre varían entre dulce de leche, miel, frutas o mousses. Los santafesinos clásicos puntualmente se caracterizan por ser de dos tapas, un relleno del más delicioso dulce de leche y un baño de glasé espeso y bien blanco.

Foto: Télam

Patay, Santiago del Estero

Esta especie de pan ancestral, hecho a base de harina de algarroba y agua, era un alimento fundamental para los pueblos aborígenes de la región. Lo ideal es utilizar algarroba negra que tiene un sabor más dulce que la blanca y posee sacarosa, glucosa, maltosa y fructosa, lo que le da un sabor deleitoso natural. La algarroba está considerada un superalimento, muy energético y no tiene gluten, de hecho, muchos la utilizan como sustituto del cacao. Las vainas de los algarrobos se dejan secar al sol durante varios días y, una vez listas, se muelen hasta obtener harina. Se las mezcla con agua para obtener una masa que se lleva posteriormente a una horma, popularmente conocida como aro. Allí se deja secar de forma estacionada y, una vez lista, puede ser consumida directamente como tortita.

Foto: Infoagro

NOTAS RELACIONADAS