miércoles , 22 mayo 2024
miércoles , 22 mayo 2024
Home Portada El Chaltén: sueño de otoño
Portada

El Chaltén: sueño de otoño

Con el aire otoñal recién llegando, El Chaltén saca a relucir su mejor cara: caminatas por lugares paradisíacos y postales inolvidables se conjugan con opciones gastronómicas de primer nivel. Enamorate de un lugar único del sur argentino.


Están los del team verano, también los del team invierno. Pero El Chaltén, rincón mágico de Santa Cruz, se mete en esta eterna disputa para abrir aún más el juego y proponer un nuevo team: el del otoño. ¿Motivos para reclutar adeptos? Caminatas por paisajes únicos, postales naturales que parecen irreales, sabores que dejan la panza llena y el corazón contento. Sí, un verdadero sueño otoñal…

Un paisaje diferente

Quien conozca El Chaltén no puede afirmarlo al 100% si no lo visitó en otoño. Porque el cambio es radical: literalmente los colores explotan creando pinceladas magníficas en sus paisajes. Los árboles del bosque mutan sus hojas de color y en un espectáculo único todo se vuelve una miscelánea incandescente de rojos, naranjas, amarillos y verdes. 

Por si el escenario que la naturaleza prepara especialmente en la época otoñal no bastara, el viento hace lo suyo, ya que deja de soplar considerablemente, haciendo mucho más amenas las caminatas.

Honrando su galardón de Capital Argentina del Trekking, todos los senderos que se abren son posibles de recorrer durante el mes de abril (siempre y cuando no caiga mucha nieve en la montaña). Pero en caso de que las condiciones climáticas lo permitan, son casi de carácter obligatorio los senderos que llevan a la Laguna de los tres (dificultad media, entre 8 y 9 horas de caminata), a la Laguna Torre (entre 7 y 8 horas) y a la Loma del pliegue tumbado (8 horas de duración). 

Vale destacar que todos estos destinos se encuentran dentro del Parque Nacional los Glaciares, Zona Norte. Y si bien no hay ningún camino en especial que se abra durante el otoño, la gran diferencia está en el paisaje que se dibuja durante esta época.

También, por supuesto, hay rutas menos exigentes como por ejemplo el Mirador Margarita, Chorrillo del Salto y Los Cóndores – Las Águilas, que con una dificultad baja insumen entre dos a tres horas solamente y también regalan panorámicas muy bonitas. Y respecto de las caminatas de medio día se destacan las que llevan al Mirador del Torre y a la Laguna Capri.

Mucho más que trekking

Obviamente que el trekking es la actividad por excelencia de El Chaltén, pero eso no quita que tenga excursiones de lo más diversas e interesantes para recorrer todos sus secretos. Por un lado, es posible hacer kayak en el Lago del desierto y remar en un fantástico espejo de aguas turquesa, con un bosque nativo que lo circunda acompañado de maravillosas vistas de los cerros y glaciares.

Otra opción que pone en juego la adrenalina es la travesía que recorre una sucesión de rápidos en el Río de las Vueltas durante 16 kilómetros. ¿Qué mejor plan que hacer rafting en un marco natural inigualable?

Para quienes deseen algo más tranquilo, la cabalgata en Estancia Bonanza es una muy buena alternativa, ya que recorre el bosque nativo y atraviesa arroyos de montaña para llegar a los rincones más remotos de la estancia. Al finalizar, según el momento del día en que se realiza, se podrá degustar un almuerzo o una cena típica de la cocina patagónica.

¿Un tip para quienes se hayan tentado con este planazo? La Secretaría de Turismo de la Municipalidad de El Chaltén cuenta con un centro de información abierto de lunes a lunes de 7 de la mañana a 10 de la noche, justo en la terminal de ómnibus, con data sobre senderos, clima, alojamientos, y gastronomía. Aunque sobre esto último, haremos un doble clic a continuación…

Saborear El Chaltén

Hay otros caminos que se abren en El Chaltén y son los de la gastronomía, con propuestas tan variadas como interesantes. Porque después de una ajetreada jornada, qué mejor que recargar energía con sabores caseros y autóctonos.

Primera parada: una merecida pinta artesanal en una de las cervecerías más tradicionales de la zona, presente allí desde 1999 y cuyo nombre hace honor a la villa. Con una fachada de madera y el interior decorado especialmente como para sentirse en una acogedora taberna de los cuentos de Tolkien, espera con variedades que fabrican allí mismo.

A la hora de la cena, The Asadores abre sus puertas para disfrutar de una típica parrillada argentina (puede ser vegetariana), con una metodología de cinco pasos y la compañía de una muy buena carta de vinos.

¿El postre? Esa pregunta es fácil de responder. La heladería Domo Blanco es toda una institución y espera con más de 25 años de historia y sabores únicos como el Nocciolatto a base de avellanas, y el Calafate, hecho con el fruto más característico de la región. Sí, un verdadero sueño de otoño, hecho realidad.

Por Christian Ali Bravo.

Related Articles

Portada

14 propuestas para celebrar el 25 de Mayo con platos patrios

En conmemoración de la Revolución de Mayo, distintos bodegones, restaurantes y bares...

Portada

Familia Schroeder: la historia de una bodega que hasta dio el nombre a un dinosaurio

Con más de 20 años de trayectoria, la bodega de Neuquén no...

Portada

Turistearte: cómo ser turista en Buenos Aires

Esta innovadora propuesta irrumpe en las calles de la Ciudad de Buenos...